¿Cómo discernir?

Discerner © Communauté de l'Emmanuel 2013
Escoger, bien, es escoger lo que es mejor. No lo que es mejor para mí, bajo mi punto de vista, pero lo mejor en una situación dada y de acuerdo con criterios de valor objetivos. El discernimiento no es evidente: ¿Qué criterios debemos adoptar para decidir? ¿Cómo elegir? ¿Cuándo, qué?
En primer lugar reconozcamos nuestros puntos fuertes, nuestras debilidades, nuestros defectos, nuestra competencia. ¿Cuáles son mis obstáculos personales? Una lista posible: precipitación, pasión, emoción, indecisión; imparcialidad más o menos consciente, dejar a los demás decidir en mi lugar, dejarse influenciar; buscar la facilidad, lo inmediato lo evidente; ver solo una parte del problema, no ver que tomamos una decisión, creer que podemos reflexionar sin orar, o al revés; creer que solo basta con estar en paz consigo mismo para tomar una buena decisión, etc.

Discernir y decidir son actos de libertad

El hombre y la mujer son creados a imagen de Dios, capaces de amar libremente. Amar, es ante todo un acto de voluntad, y no un mero sentimiento, aunque este pueda acompañar o preceder el quererlo.
La voluntad, es la capacidad a decidir por nosotros mismos, y se manifiesta por el libre albedrio, poder elegir. Este último no es más que una disposición a la libertad, una apertura a las posibilidades, a menudo se confunde con la libertad. De hecho solo hay auténtica libertad si elijo un bien autentico.

Por otro lado, escoger el mal, algo malo, nos dice san Agustín, es alienar, poner trabas a nuestra propia libertad (o a la del otro).

Es en el amor en actos y en verdad que soy verdaderamente libre y por el amor conduzco al otro por el camino de la libertad. En un acto motivado por el amor aún más la Caridad. El problema, es que no se espontáneamente lo que está bien y lo que es un bien autentico, el verdadero. Y eso supone hacerlo bajo ciertos criterios, normas, de una cierta idea de la verdad y del hombre. El evangelio, es la norma de una verdadera libertad, nos ayuda a formar y aclarar nuestra conciencia.

La intención de hacer el bien

Entre estas normas, hay en primer lugar la intención de hacer el bien o querer el bien. No porque todo el mundo piensa y hace lo mismo, que está bien: atención al conformismo. Luego entre los bienes posibles, sospesar las alternativas que se presentan a mí: ¿Cuál es la más justa, por ejemplo? ¿Cuáles serían las consecuencias? ¿Es realista? Etc.

Nuestra experiencia y los consejos

No debemos descuidar nuestra propia experiencia, que va ayudarnos a tomar decisiones. Debemos también saber escuchar o pedir consejo cuando es necesario, aunque el consejo no determina la decisión que debo tomar. Hay siempre personas más experimentadas u competentes que uno mismo, hay quien tiene autoridad sobre mí, sobre la comunidad, sobre la Iglesia.

La reflexion

Dios nos ha creado inteligentes y el Espiritu Santo pasa por nuestra inteligencia. La razón nos permite, a través de la reflexión, ir más allá de los determinismos, tomar la distancia necesaria (sino será la oportunidad o la espontaneidad que van a dirigir mis actos). Eso permite medir las determinaciones que me solicitan (conformismo, moralismo, determinismo familiar. Etc.) y tomar posición: lo que espontáneamente parece bien, no siempre es el verdadero bien…Una vez hecho este acto de reflexión, entonces podré decidir.

La decisión

La decisión es este acto de voluntad que hace que el discernimiento sea concreto y da los medios concretos para ponerla en práctica. Esta decisión a veces es difícil tomarla. Obrar como hemos decidido, buscando el mejor Bien, es ser coherente con el Evangelio. A menudo, nos sorprendemos al ver como las puertas se abren, como la Providencia prepara nuestro camino.

Según una enseñanza Gilles Malatre para la formación de responsables de la Comunidad de Emmanuel

No hay comentarios

Commentaire

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada o compartida .

Esta área está reservada para la publicación de comentarios sobre este artículo en particular.
Para las preguntas más personales o de otro sujeto, gracias utiliza amablementele formulaire de contact général nuestro sitio web
- Si usted tiene una intención de oración a la baja, también puede utilizar nuestro servicio en línea