¿Cómo orar?

Prier © Communauté de l'Emmanuel 2013

La oración es la respiración del corazón. Se nutre de la Biblia, los Evangelios, los salmos, las grandes oraciones de la Iglesia, los cánticos. Se termina en el silencio de la contemplación, en acoger a Cristo que nos revela el rostro del Padre y comunica el Espíritu Santo. Es fuente de paz, de amor, de confianza y gozo.

Concretamente:

- Entrar en una iglesia. O cerrar la puerta de su habitación. Tratar de hacer silencio. Escuchar. Mirar. Reflexionar. Meditar.
– Hablar a Dios – que no vemos, pero está ahí – con palabras sencillas. Expresar nuestras alegrías, nuestras penas, lo que esperamos
– Atreverse con la oración hipotética: « Dios, si tu existes, revélate a mí »
– Abrir la Biblia, leer un Salmo, un pasaje del Evangelio. Dirigir su corazón hacia Dios.
– Hacer silencio en nuestro interior. Ponerse bajo la mirada de Dios. Hacer un acto de fe en su presencia y en su amor.

No hay comentarios

Commentaire

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada o compartida .

Esta área está reservada para la publicación de comentarios sobre este artículo en particular.
Para las preguntas más personales o de otro sujeto, gracias utiliza amablementele formulaire de contact général nuestro sitio web
- Si usted tiene una intención de oración a la baja, también puede utilizar nuestro servicio en línea