¿La Efusión del Espiritu, como prepararse?

 

1 El Espiritu Santo sopla donde y cuando quiere. Entonces, ¿Qué sentido tiene de prepararse a un tal acontecimiento?

Dios en Jesucristo, se comprometió. Dijo que daba el Espíritu Santo a todo aquel que lo pidiese. ¡Pero no hagamos de la recepción del Espíritu Santo algo automático! Todo dependerá de nuestra disposición interior. Hay maneras muy superficiales de pedir el Espíritu Santo. Por ejemplo, cuando solo buscamos lo sensacional en nuestra vida.
El interés de la preparación, es ayudar a las personas no solo a pedir el Espiritu Santo, per pedirlo de forma justa.

2 ¿Cuál es la actitud correcta?

Una verdadera determinación a convertirse. Si pedimos la efusión del Espiritu sin querer cambiar nada en nuestra vida, vivimos en la hipocresía y no en una oración verdadera. Cuando recibimos el Espíritu Santo, la mejor actitud es la disponibilidad: «Señor, deseo abandonarme a tu voluntad” lo que supone renunciar verdaderamente a todo lo que la obstaculiza. Por eso, en el contexto católico, pedir la efusión del Espíritu va acompañada normalmente por el sacramento de reconciliación, para poder decir verdaderamente: «Señor, sedúceme con tu Espíritu y haz de mi lo que quieras. » Es un acto de abandono bajo la iniciativa del Espíritu Santo.

3 ¿Es un acto puramente individual?

La Efusión del Espiritu Santo, es la experiencia del amor personal de Dios por mí. Testimonios de esta experiencia florecen desde el inicio y a lo largo de la historia de la Iglesia. Pero lo que es nuevo, en el contexto de la renovación carismática y de las nuevas comunidades, es que Dios nos da hermanos y hermanas que experimentan este mismo amor. Por eso la preparación a la efusión del Espíritu se realiza con otras personas y también con hermanos que oran por nosotros. Así juntos podemos avanzar hacia el Señor y crecer en el amor. Es lo que Dios quiere para nuestra época.

4 ¿Podemos desear a todos los cristiano vivir la efusión del Espiritu?

Sí, porque es el desarrollo normal de las gracias del bautismo. Eso a lo mejor no será de la misma manera propuesta en las comunidades nuevas o en la renovación carismática. Pero es un acontecimiento que podemos desear para todos.

5 Entonces, ¿por qué unos la experimentan y otros no?

Digamos que algunos lo han experimentado y otros…todavía no. En toda vida cristiana normal, la efusión del Espíritu la recibimos de una forma u otra. Eso no confiere ninguna superioridad les unos hacia los otros.

6 Para terminar, « No tengamos miedo del Espiritu Santo»

Si san Pablo dice: «No extingáis el Espiritu », es porque esta tentación existe. Porque el Espíritu Santo nos hace entrar en lo imprevisto y el riesgo. Podemos perder mucho en riquezas carismáticas por miedo al riesgo. Cuando entramos en una dinámica de riesgo, podemos cometer errores, ciertamente. Pero si estamos en el marco de la Iglesia, las rectificaciones necesarias se harán. Es mejor tomar el riego carismático ejerciendo un buen discernimiento, que querer controlarlo todo y asegurarse que no habrá ningún improvisto. Si lo imprevisto desaparece, el riesgo puede ser que el Espíritu Santo desaparezca al mismo tiempo…

No hay comentarios

Commentaire

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada o compartida .

Esta área está reservada para la publicación de comentarios sobre este artículo en particular.
Para las preguntas más personales o de otro sujeto, gracias utiliza amablementele formulaire de contact général nuestro sitio web
- Si usted tiene una intención de oración a la baja, también puede utilizar nuestro servicio en línea