¿Qué es la maisonnée?

Maisonnée @ Communauté de l'Emmanuel 2013

Resumen
« En la Comunidad de Emmanuel, la maisonnée es el primer lugar de la vida comunitaria. Es el lugar de apoyo fraterno donde nos ayudamos a vivir fielmente los compromisos de la Comunidad que son la adoración, la compasión y la evangelización» (Usos y Costumbres).

Caminar juntos
En el seno de una comunidad numerosa como la nuestra, las maisonées son esas pequeñas unidades que nos permiten caminar juntos apoyándonos les unos a los otros, como los miembros de una misma cordada.
En la maisonnée, experimentamos de manera particular el amor fraterno de los “hermanos y hermanas” que no hemos elegido, y que aprendemos a recibir como un don de Dios: es una experiencia fuerte repetida cada año y que no deja de sorprendernos. No es siempre fácil, pero es una gracia que nos es concedida y que nos hace entrar en una aventura espiritual, y no simplemente humana: todos podemos dar testimonio de las maravillas que el Espíritu Santo realiza en el seno de nuestras maisonnées a través del acto de fe que hacemos al acoger a los hermanos.

Compartir la Palabra
Después de la alabanza que nos reúne a cada encuentro, hay lo que se llama « compartir la palabra », es decir compartir la manera en que Dios nos habla, particularmente a través de su Palabra y la manera de ponerla en práctica.
Este tiempo de compartir la Palabra es el centro de nuestras reuniones de maisonnée. Para “compartir la Palabra” debemos escuchar a Dios que nos habla, eso nos obliga a una verdadera vida de oración, porque ¿Cómo escuchar, si no nos paramos para hacer silencio?…
Henos aquí pues estimulados a la oración por nuestra maisonnée que espera que le compartamos como Dios nos habló durante la semana, y lo que hemos hecho con su Palabra: es un estimulante, como un aguijón para escuchar a Cristo y tratar de poner su Palabra en práctica… («Mi madre y mis hermanos…»)

La oración de los hermanos
Vivimos también esta solidaridad fraterna a través de lo que nosotros llamamos « oración de los hermanos »: cuando tenemos dificultad en vivir nuestra llamada, o por aspectos muy concretos de nuestra vida, podemos pedir a nuestros hermanos que oren enseguida por nosotros, arrodillándonos en medio de ellos y expresando nuestra petición al Señor; somos testigos del sorprendente poder de la oración de nuestros hermanos y en particular a través de los carismas que ejercen por nosotros: «Ahí donde hay dos o tres reunidos en mi nombre yo estoy en medio de ellos ».
Esta vida de maisonnée nos hace crecer en la sencillez, no siempre es fácil desvelarse delante de los hermanos. Es un verdadero camino de humildad que nos enseña a “recibirnos como hermanos” y descubrir la riqueza de esta sencillez fraterna: ¡Qué hermoso regalo!

No hay comentarios

Commentaire

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada o compartida .

Esta área está reservada para la publicación de comentarios sobre este artículo en particular.
Para las preguntas más personales o de otro sujeto, gracias utiliza amablementele formulaire de contact général nuestro sitio web
- Si usted tiene una intención de oración a la baja, también puede utilizar nuestro servicio en línea