Nicaragua: renacer en el desierto

Un retiro Renacer tuvo lugar a inicios de 2015 en la Isla de Ometepe, Nicaragua, conocida por sus volcanes, el Concepción, activo y el Maderas, inactivo. Como cada año, se trata de proponer a los jóvenes un encuentro con Cristo, a través de la espiritualidad del desierto, del Éxodo: “Por tanto, mira, voy a seducirla,  la llevaré al desierto  y le hablaré al corazón” 5Oseas, 2, 16). Diaporama-fotos y testimonios

Testimonio de Edwin Lacayo: « Yo estaba muy apegado a mi pequeño confort… »

Cuando me invitaron a participar en el Renacer yo ya había vivido un proceso de conversión y de regreso a la Iglesia de la que me había apartado totalmente años atrás. Esta era para mí una oportunidad de compartir con otros hermanos y de dejar al Señor enseñarme una nueva faceta en mi vida espiritual. Por otro lado me detenían las comodidades de mi casa y las rutinas que debía dejar para vivir durante una semana este retiro. Finalmente decidí ir poniéndome en las manos de Dios.
La reunión con los muchachos, el viaje, las oraciones en el camino, y los cantos, me hacían sentir en otro mundo. La naturaleza de Ometepe era el ingrediente esencial para este panorama positivo del comienzo del retiro.

Los primeros días fueron ambiguos porque aunque me gustaban mucho las alabanzas al estilo de la Comunidad del Emmanuel, las misas, las caminatas diarias, las veladas de la noche y el compartir con los hermanos, aun pensaba más en las incomodidades, aún estaba separado del grupo, lo mismo decían otros hermanos. Poco a poco fuimos uniéndonos como un solo grupo, fuimos escuchando la voz del Señor que nos “seducía en medio de su Creación”. Después del primer día de adoración Eucarística todo cambió, una parte de mí no quería irse, no quería dejar de alabar junto a los hermanos o de tener la misa diaria en medio de la naturaleza, pero sabía que debía volver a Granada, al mundo.

El final fue como salir del paraíso, como un Adán recién expulsado. Una vez en Granada veía todo muy distinto a cuando me fui, como si no perteneciera a ese lugar, como si faltara algo, faltaba Dios, faltaban las alabanzas. El momento de la separación de los hermanos, cada una tomaba su camino, fue el final definitivo, fue un dolor; pero aunque había un regreso al lugar de partida no había un regreso espiritual, algo había pasado en Ometepe, un Renacer.

Testimonio de Krishna Montiel: « esta experiencia cambio mi vida » 

Antes de ir a renacer mi vida estaba llena de discordia, maldad y desesperanza. Era como si jugara a la ruleta rusa una y otra vez, era como si estuviera sumergida en una pesadilla sin fin. No tenía fe ni confianza en nadie, toda persona que aparecía frente a mí, la miraba como un enemigo. Solo estaba rodeada de la mentira, la hipocresía, y la traición.

Tengo que admitir que la única razón por la cual acepté ir al retiro fue para vacacionar y divertirme y quizás encontrar algo interesante que hacer, pero lo que encontré en Renacer fue mil veces mejor de lo que esperaba y me atrevo a decir: Esta  experiencia que tuve cambió mi vida de tal manera que ni yo misma reconozco a la persona que soy ahora.

Durante los primeros días que estuve en el retiro no tenía interés alguno en participar en las alabanzas o cualquier cosa relacionada con Dios, me parecían cosas absurdas, innecesarias e incluso estúpidas. Me mantenía en una actitud negativa y con mi mente cerrada. Todas las actividades me parecían aburridas e ilógicas, Pero en la noche en la que se hizo la exposición al santísimo, fue la noche que me cambió totalmente…primeramente participé de esa actividad simplemente porque me dijeron que lo hiciera pero no tenía ningún interés en ello, ni siquiera sabía por qué razón lo hacían, pero cuando estuve  frente al santísimo de rodillas, sentí de inmediato una corriente que atravesó mi cuerpo y pude sentir en mi espalda el peso de mis pecados y de inmediato empecé a reflexionar, recordar y los más importante a sentirme arrepentida del daños que había hecho, me sentía muy avergonzada de las cosas que había hecho y empecé a sentir dolor y tristeza. Mi vecina Carmen (la persona que me invitó al retiro) me preguntó que si quería que ella orara por mí, y yo acepté su propuesta, solo bastó aquella oración para hacerme romper en llanto frente a ella, cosa que jamás me había pasado, yo antes pensaba que llorar era para personas débiles pero después de esa noche me di cuenta que es símbolo de fortaleza. Solo bastó esa noche y esa noche puede sentir a Dios y la sensación que tuve al sentirlo fue la más hermosa de mi vida, solo bastó esa esa experiencia para cambiar totalmente la perspectiva con la que veía al mundo. Al día siguiente me sentía totalmente distintas, totalmente renovada, y empecé a notar cosas que inicialmente no puede notar, empecé a apreciar el hermoso lugar en el que me encontraba, a sentir la bella calma que me daba escuchar las olas del lago y empecé a convivir con las maravillosas personas que se encontraban en el retiro conmigo, personas que antes las veía con indiferencias, de un momento a otro se volvieron en las personas que me han hecho sentir dichosas de haberlas conocido.

Definitivamente, Renacer ha sido la experiencia más maravillosa he importante que he tenido, no sólo me ayudó a cambiar mi manera de pensar, sino que me ayudó a recuperar mi confianza, respeto, motivación y devoción por la vida y lo más importante a recuperar la fe, la fe en Dios que es el único ser que puede aliviar y sanar el espíritu, la mente y el corazón de las personas. Jamás olvidaré la experiencia tan bella que me dio Renacer sé que cambiará el resto de mi vida. Tengo que decir que lloré al escribir este testimonio y espero que sea de motivación e interés para otros y otras jóvenes que al igual que yo se sienten perdidos en este mundo. AMÉN

No hay comentarios

Commentaire

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada o compartida .

Esta área está reservada para la publicación de comentarios sobre este artículo en particular.
Para las preguntas más personales o de otro sujeto, gracias utiliza amablementele formulaire de contact général nuestro sitio web
- Si usted tiene una intención de oración a la baja, también puede utilizar nuestro servicio en línea