Reposición del encuentro del papa Francisco con el patriarca Kirill

patriarche-orthodoxe-russe-kirill-pape-francois

“He sentido la consolación del espíritu en este diálogo”: eso es lo que declaró el papa Francisco durante su encuentro con el patriarca Kirill, en Cuba, el pasado viernes 12 de febrero. Entrevista con el Padre Dominique-Marie David, responsable de los ministros ordenados y seminaristas de la Comunidad de Emmanuel, él mismo muy comprometido en las relaciones con nuestros hermanos ortodoxos.

PereDominiqueMarieDavid> ¿Cuál es el significado de este evento?

P. Dominique-Marie David: En primer lugar es un evento histórico, esperado desde hace mucho tiempo, tras varias tentativas infructuosas y a pesar del deseo de los anteriores papas. Hoy, muchos comentadores hablan de ello como un tabú que se ha levantado, como una etapa imposible porque “nuca se realizó”, pero que finalmente ha tenido lugar. Todos recuerdan el encuentro de 1964, entre pablo IV y el patriarca Athénagoras de Constantinopla, pero nunca a lo largo de la historia se había visto un encuentro entre el Papa y el jefe de la Iglesia rusa, de la cual forman parte actualmente 150 millones de fieles en el mundo.

Es también un hermoso signo de unidad fraterna, un primer paso hacia “el encuentro del otro”. EL papa declaró: “no somos competidores, somos hermanos”. ¿El dialogo de la caridad no es la primera

condición al dialogo de la verdad? En todo caso, esa es la convicción del Santo Padre. Es evidente y reconocido por ambos líderes, que la urgencia de la situación de los cristianos en Oriente-Medio ha acelerado el proceso. Este tema está muy bien presentado en la declaración común. El resultado de este encuentro, ¿No es el fruto misterioso de la ofrenda de los mártires de Oriente, de todas las confesiones, que han sufrido por a amor a Cristo?

¡Para nosotros es motivo de gran alegría y de acción de gracias, incluso si se trata de un primer paso; ahora, nada impide que Francisco y Kirill se reúnan de nuevo y que el camino abierto, se prosiga!

> ¿Por qué el encuentro tuvo lugar en Cuba ?

Desde un punto de vista práctico, fue la coincidencia del viaje simultáneo del papa a México y del patriarca KIrille en América Latina, lo que permitió este encuentro totalmente inédito en el aeropuerto de La Habana. Se conocía el deseo de encontrar un lugar más “neutral” y menos marcado que una capital europea. ¿Pero, no es “providencial” que este encuentro se haya desarrollado en dicho lugar? Una isla, que en medio de la guerra fría, hubiese podido provocar el inicio de una tercera guerra mundial, ha llegado a ser un lugar simbólico de comunión y de reconciliación. Tanto es así, que el papa agradeció al presidente Raúl Castro, de haber hecho de Cuba, por su hospitalidad, la “capital de la unidad”

> En particular, ¿qué interés tiene para la Comunidad?

Esta iniciativa del papa y del patriarca, de reunirse entre sí, solo dará frutos duraderos si los fieles de nuestras Iglesias toman el mismo camino y privilegian el ecumenismo de la caridad, sin esperar forzosamente que el ecumenismo de la verdad haya dado todo su fruto.

Es un estímulo para los miembros del Emmanuel que, durante muchos años, han establecido relaciones fraternas con nuestros hermanos y hermanos ortodoxos – y de otras confesiones-, recordemos especialmente las diferentes actividades, intercambios y peregrinaciones comunes llevadas a cabo regularmente con la Paróquia ortodoxa del icono de Nuestra Señora Feodorovskaïa (llamada también de los “Nuevos mártires”), de San Petersburgo.

¡Qué aliento para proseguir lo que podríamos llamar la práctica del ecumenismo “receptivo”! Para resumir se trata de pasar de la actitud “no me muevo y espero a que tu vengas hacia mi” a la actitud: “¡vamos el uno hacia el otro, para tomar el tiempo de reunirnos, escucharnos, conocernos, descubrir nuestras riquezas respectivas, orar juntos y porque no…juntos dar testimonio del amor de Cristo, en el poder del Espíritu Santo!”

Por último es alentador ver que al ejemplo de la Iglesia nuestra Comunidad respira con sus dos pulmones, el occidental y el oriental. Estamos unidos al único Corazón de Cristo, ¿pero qué hacemos de los pulmones? ¿Estamos listos para respirar profundamente, con los dos pulmones?

Después de este primer momento de feliz sorpresa y acción de gracias no nos acostumbremos a este acto de misericordia que Dios ha permitido a través del encuentro del papa Francisco y del patriarca Kirill. En este año santo de la Misericordia, permanezcamos despiertos y continuemos pidiendo con más determinación el don de la unidad entre los cristianos, de la comunión entre nosotros y de la misericordia para todos.

Entrevista realizada por Jean-Baptiste Maillard

No hay comentarios

Commentaire

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada o compartida .

Esta área está reservada para la publicación de comentarios sobre este artículo en particular.
Para las preguntas más personales o de otro sujeto, gracias utiliza amablementele formulaire de contact général nuestro sitio web
- Si usted tiene una intención de oración a la baja, también puede utilizar nuestro servicio en línea