Sacerdotes, laicos: ¿Qué comunión para la misión?

 

Colloque © Communauté de l'Emmanuel

Los días 14 y 15 de noviembre de 2014, tuvieron lugar en París, en casa de los Padres del Santísimo Sacramento, un coloquio, interno a la Comunidad de Emmanuel, sobre la comunión de los estados de vida. Unas cien personas, reuniendo a partes iguales, laicos y sacerdotes, participaron a cuatro sesiones de trabajo animadas por diez oradores.

El concepto de comunión es el corazón de la eclesiología del Concilio Vaticano II. La finalidad de esta comunión eclesial surge de la misión de la Iglesia en esta tierra: la iglesia debe ser misionera. Esta llamada a la comunión se recibe de manera particular en la Comunidad de Emmanuel en el sentido en que en ella reúne en su seno todos los estados de vida, en el respeto de cada vocación. En consecuencia, la cuestión de saber cómo sus miembros sacerdotes y laicos deben colaborar en la misión en un espíritu de comunión presenta para esta comunidad un reto muy importante.

Estos temas se abordaron durante el coloquio en tres tiempos. En primer lugar se evocaron las bases escriturales de esta comunión y la manera  en que durante la historia de la Iglesia se pusieron en práctica. Luego, el aporte decisivo del Concilio vaticano II y la reflexión de Joseph Ratzinger, en particular respecto al concepto de sacerdocio común de los fieles un poco oculto dese la Contrarreforma. Por último, el debate se centró en la manera en que la Comunidad de Emmanuel recibe esta llamada a una comunión misionera, ya sea desde un punto de vista interno, principalmente a través de las orientaciones fundadoras que Pierre Goursat supo dar, o a la luz de sus pastores que la solicitan para avanzar más en esta dirección.

Tres pistas sobre los aspectos más prácticos de la vida comunitaria fueron evocadas. En primer lugar, se hizo hincapié que el ejercicio de la autoridad y su recepción son lugares privilegiados de puesta en práctica de la comunión. En segundo lugar, en vista de la catolicidad de la Iglesia y el  desarrollo geográfico de la Comunidad, se insistió en el respeto de las diversas culturas en las cuales la gracia comunitaria esta llamada a crecer. Se recordó, para terminar, que la comunión eclesial, imagen de la vida  Trinitaria,  es ante todo un lugar privilegiado para vivir la caridad, fundada en el encuentro de Jesús y atestada por actos concretos de amor fraterno.

Entre los ponentes estaban presentes los dos anteriores moderadores de la Comunidad  Markus Gehlen (a la derecha) y Dominique Vermersch (en el centro), y el actual moderador Laurent Landete (a la izquierda).

No hay comentarios

Commentaire

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada o compartida .

Esta área está reservada para la publicación de comentarios sobre este artículo en particular.
Para las preguntas más personales o de otro sujeto, gracias utiliza amablementele formulaire de contact général nuestro sitio web
- Si usted tiene una intención de oración a la baja, también puede utilizar nuestro servicio en línea